Chargebacks vs. Devoluciones: ¿Cuál es la diferencia?

Transacciones rechazadas: las 7 razones más comunes (2018)

By agosto 23, 2018 No Comments
credit card declines - transacciones rechazadas

Experimentar un alto volumen de transacciones rechazadas puede tener múltiples consecuencias negativas para los comercios, entre las cuales multas por la red de pagos, cuya cantidad aumenta conforme pasen los meses sin que el problema haya sido resuelto. Sin embargo, encontrar la solución más óptima dependerá del tipo de transacción declinada que experimenta el comercio. En este artículo, te enseñaremos las razones más comunes que causan un alto ratio de denegación para las empresas.

El impacto de las transacciones rechazadas sobre los comercios

Las transacciones denegadas cuestan mucho dinero a los negocios. Según varios estudios, en la mayoría de los casos cuando una tarjeta fue denegada, sólo el 25% de los consumidores volvieron a intentar la compra con otro método de pago, mientras el 39% directamente la abandonaron.

Sin embargo, el alto coste no es la única consecuencia negativa que las declinaciones tienen sobre los comercios; tener un ratio de denegación alto puede llevar a penalizaciones impuestas por los bancos adquirentes en respuesta a la solicitud de los emisores.

Este ratio depende de muchos factores, como la composición de la base de usuarios del comercio, el modelo de negocio y la industria en la que opera.

Además de las multas aplicadas por transacción denegada, los procesadores de pago podrán imponer penalizaciones adicionales si el comercio sigue en incumplimiento con los ratios estándares durante varios meses. El negocio quedará en fase de incumplimiento hasta que haya acumulado por lo menos 3 meses consecutivos de cumplimiento.

Las 7 razones más comunes que causan una declinación

Existen varias razones por las que una transacción puede ser denegada por el emisor. Algunas de las más comunes incluyen:

1. Fondos no suficientes

Según Ethoca, más de 44% de las transacciones rechazadas suceden porque el método de pago seleccionado por el consumidor no tuvo suficiente fondos (en el caso de tarjetas de débito). Si el usuario intentó pagar con una tarjeta de crédito, esto simplemente significa que ha llegado a su límite máximo, por lo que el banco emisor no permitirá transacciones adicionales hasta que el crédito o una parte de él haya sido devuelta.

Como comercio, hay poco que puedas hacer si el consumidor no dispone de fondos suficientes en su cuenta bancaria. Para reducir este tipo de denegaciones, es importante ofrecer varios métodos de pago alternativos, y asegurarte de que son fácilmente accesibles por el usuario en un proceso de checkout.

2. Error

La segunda razón más común por la que una transacción puede ser denegada (20.6%) es relativamente sencilla: el consumidor cometió uno o varios errores a la hora de introducir sus detalles de tarjeta en el formulario de pago.

Como comercio, puedes reducir el número de declinaciones por error de usuario tokenizando los detalles de la tarjeta de los consumidores que han comprado previamente contigo. Implementando una Pasarela de Pagos que cumple con el estándar PCI-DSS, puedes almacenar y recuperar los datos de tarjeta de forma segura, facilitando los pagos futuros para los usuarios.

3. Tarjeta perdida o robada

Según una investigación de Ethoca, alrededor del 10% de las transacciones rechazadas suceden porque el titular de la tarjeta la reportó como perdida o robada, por lo que cada transacción iniciada con esta tarjeta será denegada por el banco emisor. En este caso, se recomienda no volver a intentar la transacción ni proporcionar los servicios que el usuario está tratando comprar. En el caso de una tarjeta robada, asegúrate de reportar el intento al banco emisor correspondiente.

Para transacciones programadas, es posible que la tarjeta haya sido perdida antes del procesamiento de la transacción. En este caso, ponte en contacto con el titular de la tarjeta y solicita otro método de pago.

4. Actividad inusual

Otra razón muy común que causa transacciones rechazadas es el registro de actividad inusual con la tarjeta de pago.

Algunas actividades inusuales incluyen la compra en locales y barrios que son famosos por sus prácticas fraudulentas, el cambio repentino en los hábitos de compra del usuario, e incluso en algunos casos las pequeñas compras. En la mayoría de los casos, antes de que el estafador comience a gastar dinero con la tarjeta robada, intentará probarla haciendo una compra muy pequeña, o simplemente llenando el depósito de su vehículo con gasolina. A veces, el simple hecho de comprar gasolina en un área diferente a la ubicación normal del usuario puede causar sospecha por actividad fraudulenta.

5. Ubicación inusual

De igual manera que sucede con la actividad inusual, hacer una compra desde una ubicación diferente puede ser sospechoso para los bancos emisores. En términos generales, el emisor conoce las fronteras geográficas de tus transacciones habituales, y a veces, las compras desde otros países (aunque no sean fraudulentas) pueden levantar la alerta de fraude.

En otros casos, si el emisor registra varias compras con la misma tarjeta desde diferentes países a distancia larga en un periodo de tiempo muy corto, es posible que deniega la tarjeta por actividad fraudulenta.

6. Cambio en la dirección de facturación

Otra razón muy común que puede causar la denegación de tarjeta puede ser tan simple como el cambio de la dirección de facturación del consumidor. Si el emisor no reconoce la nueva dirección o esta no coincide con la dirección de envío, la transacción puede ser denegada.

7. Retención temporal

A veces, la transacción puede ser denegada porque el consumidor ha llegado a un límite “invisible” en su tarjeta de pago. Esto sucede cuando las empresas hacen una pre-autorización de pago sobre la compra, reteniendo una cantidad de dinero para asegurarse de que la transacción no sea fraudulenta o que el consumidor tenga fondos suficientes para pagar. (Más sobre las pre-autorizaciones)

Si el consumidor utiliza una tarjeta de pago para alquilar un coche y después la misma para hacer check-in en hotel, la suma de las dos retenciones puede alcanzar el límite de la tarjeta (aunque después el dinero retenido se libere), la segunda transacción puede ser denegada.

Conclusiones

Hay varias razones por las que una transacción puede ser rechazada por los emisores de tarjeta. En el caso de actividad fraudulenta, es mejor no fomentar el reintento aunque esto resulte en pérdida de posibles ingresos para el comercio. En otros casos, el problema se puede resolver solicitando otro método de pago del consumidor, o tokenizando sus detalles de tarjeta a través de una pasarela de pagos que cumpla con el estándar PCI-DSS para la transmisión y el almacenamiento seguro de tarjetas.  

Leave a Reply